viernes, marzo 19, 2010

Cometas en el cielo, Khaled Hosseini

Seguimos con los libros veraniegos...Antes de leer este había escuchado mucho sobre él, ya que al ser el best seller de moda fue imposible desconectarse de toda la publicidad y todos los comentarios sobre él. Libros así no me atraen mucho en un comienzo y aunque muchas veces termino leyéndolos y encontrándolos muy buenos, me cuesta mucho empezar.


Cometas en el cielo, del afgano-estadounidense Khaled Hosseini es un relato precioso. No puedo partir de otra forma, ya que esa es la impresión que me dejó. Es naturalmente terrible, ya que va acorde con la historia de Afganistán y corre de la mano de todas las atrocidades que se han cometido allí. Partiendo por las diferencias atávicas entre las clases sociales y terminando con las invasiones que hicieron que un país de tradiciones ancestrales se convirtiera en un interminable campo de refugiados y ciudades desoladas.
Es la historia de Amir y Hassan, dos niños que crecieron juntos como hermanos, pero sin llegar a serlo. El primero es un niño acomodado, cuyo padre es una persona rica, importante y fría. El segundo es su sirviente hazara, un mejor amigo que debido a las diferencias sociales no puede ser reconocido como tal. Nunca se nos muestra la vida de los niños con la inocencia propia de la edad, ya que Amir nunca se siente realmente cómodo con su relación con Hassan. Presiente, sabe, cree que algo no está bien y dependiendo de como lo haya tratado su padre es como verá a su inseparable compañero.

Lo más conmovedor del libro es Hassan y su eterna y alegre servidumbre. Es un alma pura, que no busca nada a cambio y que a pesar de todas las humillaciones que debe sufrir desea estar con Amir para siempre.
Los años pasarán y los niños seguirán diferentes caminos, pero como dice Amir "el pasado se abre paso a zarpazos" y lo perseguirá siempre. En el post anterior hablaba sobre las cosas que hay que aceptar como parte de la vida, pero este libro habla de aquellas que nos perseguirán y por más que las aceptemos, continuarán en nuestra conciencia, acompañándonos en cada momento. Amir no puede escapar del pasado y de las cosas que hizo y una llamada será la que le de la oportunidad de redimirse y de poder vivir en paz.
El libro es una historia fuerte, con escenas que no escatiman en crudeza para adentrarnos en el mundo de los protagonistas. Sin embargo, al leer como Hassan adora a Amir y como ambos niños fueron capaces de jugar juntos y ser felices, podemos recordar que en medio de los horrores de guerra o desastres naturales (pienso en el terremoto de mi país) hay siempre alguna luz de paz.

2 Comments:

Elwen said...

Tengo tanto este como el de Mil Soles Espléndidos porque mi madre sí que los ha leído pero aún no me he animado con el autor precisamente por la temática de sus libros.

Chofi said...

Me pasó lo mismoo!
EL primero se lo regalaron a mi mamá, lo leyó y me dijo que tenía que leerlo. Me demoré harto en hacerle caso y en el entretanto le regalaron Mil Soles Espléndidos, que también ya terminó.
Lo tuve ahí mucho tiempo, hasta que un día me animé...y bueno, lo encontré precioso.
Así que, si algún día no tienes muy claro qué leer, es una buena opción. Claro que debido a lo fuerte que son ambos, todavía no he tocado Mil Soles Espléndidos ;)

Publicar un comentario